Impresión 3D y Fabricación aditiva

Tipos de fabricación aditiva

Los avances tecnológicos a lo largo de los años han dado lugar a distintos tipos de fabricación aditiva, cada uno de ellos con características diferentes. Es importante conocer en profundidad cada uno de ellos con el fin de elegir el método que más se adecue a las necesidades de tu proyecto.  

En Ingenia SM somos expertos en diferentes procesos de fabricación aditiva, es por ello que a continuación, te vamos a brindar toda la información que necesitas para hacer realidad tus ideas. Conoce cada uno de ellos y entérate de cuál es el más adecuado para tu producto.  

Tecnologías de fabricación aditiva 

Como mencionamos, existen diferentes tecnologías de fabricación aditiva, entre las cuales se encuentran: 

Sinterizado selectivo por láser (SLS) 

La primera de las técnicas de fabricación aditiva es el sinterizado selectivo por láser (SLS). Esta tecnología emplea un láser de alta potencia para unir partículas de polvo de algún tipo de polímero, que luego se convierten en una pieza sólida.   

El método consta de tres etapas. La primera es la fase de impresión, donde se dispersa una fina capa de polvo sobre una plataforma, la cual se encuentra dentro de una cámara de impresión. La impresora calienta ligeramente el polvo (sin alcanzar el punto de fusión del material). De esta forma, es mucho más sencillo para el láser calentar ciertas zonas del lecho de polvo a medida que se mueve.  

Luego, el láser recorre una sección transversal del modelo 3D y funde las partículas de polvo. Esto hace que las partículas se unan de forma mecánica. El lecho de polvo sirve como estructura, lo que elimina la necesidad de soporte. La plataforma baja unas cuantas micas (entre 50 y 200) y se vuelve a repetir el proceso hasta formar las capas que componen la pieza.  

La segunda fase es el enfriamiento. Una vez que la pieza esté lista debe enfriarse para evitar que pierda su forma, conservando también sus propiedades mecánicas. Por último, se realiza la tercera fase, es decir, la etapa de postprocesado. En ella, se retira el exceso de polvo y se realizan otros procedimientos como el granallado o pulido de ser necesario, esto se hace para mejorar el acabado final de la pieza.  

Modelado por deposición fundida (FDM) 

Otra de las tecnologías aditivas es el modelado por deposición fundida (FDM). Con este método se construye la pieza gracias a un cabezal de extrusión que se alimenta de un filamento, el cual se calienta y se derrite hasta convertirse en un líquido viscoso.  

El cabezal se mueve en el plano X, Y, depositando una capa del material que se enfría rápidamente. Una vez lista una capa, el cabezal se eleva y continúa con la siguiente capa. De esta forma, continúa el proceso capa por capa hasta completar el objeto. Por lo general, este método se emplea para fabricar maquetas de validación dimensional de un producto, fabricación de piezas en series cortas, piezas para el sector aeronáutico, entre otras. 

Como ventajas principales podemos mencionar que se pueden usar diversos tipos de polímeros (ABS, ABS/PC, PC, PLA, PET, PA) y materiales mezclados con fibras. Además, no se necesitan soportes especiales para la pieza, no se requieren procesos de postcurado y se pueden fabricar piezas grandes sin deformaciones. 

Fusión selectiva por láser (SLM) o sinterizado directo de metal por láser (DMLS) 

La fusión selectiva por láser (SLM) y sinterizado directo de metal por láser (DMLS) son dos técnicas similares que utilizan el principio de sintetizado por medio de un láser, sin embargo, presentan algunas diferencias. Por su parte, la técnica SLM emplea un láser de alta potencia para derretir polvo hecho de metal.  

Este proceso lo hace capa a capa, hasta crear un objeto sólido de gran precisión, muy detallado y de propiedades mecánicas sólidas. Este método es adecuado para aplicaciones como fabricación de componentes para la industria aeroespacial, para el sector automoción, fabricación de componentes médicos, herramientas, moldes, etc.  

Por otro lado, como mencionamos, la técnica DMLS es similar a la anterior, ya que de igual forma emplea un láser para unir capas de polvo metálico. La diferencia con respecto al SLM radica en que las partículas no se unen totalmente, lo que resulta en una pieza con mayor porosidad.  

Esta técnica se utiliza para fabricar piezas del sector automoción, para el sector aeroespacial, para fabricación de prototipos, piezas para el sector salud, componentes para la industria energética, entre otros.  

Fusión por láser de electrones (EBM) 

Por último, está la fabricación aditiva por haz de electrones (EBM) que, como su nombre indica, emplea un haz de electrones en lugar de un láser para fundir partículas de polvo metálico. Este proceso se realiza de forma incremental hasta conseguir la forma deseada.  

El beneficio principal de este método es que el haz de electrones puede penetrar de forma profunda el material. Esto facilita la fusión de las partículas y crea piezas de mayor densidad que son perfectas para aplicaciones en las que se requieran piezas resistentes y duraderas, como el desarrollo de piezas aeroespaciales, piezas para la industria petrolera y para el sector de salud. 

Somos especialistas en distintos métodos de fabricación aditiva  

Queda claro que la fabricación aditiva se trata de una técnica versátil y funcional que hoy en día se usa para infinidad de aplicaciones. En Ingenia SM manejamos diversos métodos de fabricación aditiva como SLS, FDM y muchas más. Realizamos piezas funcionales y prototipos que te ayudarán a dar forma y probar tus ideas. 

Ir al contenido