produccion series cortas y medias

Producción en series cortas y medias

La producción en serie, también conocida como producción en cadena, es una técnica de manufactura mediante la cual se fabrican grandes volúmenes de piezas de productos que son iguales. Todo esto en una misma línea de producción.

Por lo general, este método se usa con el fin de incrementar la efectividad de la producción y disminuir su coste. Desde Ingenia SM buscamos enseñarte cuál es el tipo de producción que más te conviene. Es por eso que, enseguida, te vamos a brindar más detalles sobre este tema.

Ahora bien, el proceso de fabricación en serie se inicia con la planificación y el desarrollo del artículo. En este caso, se especifica el número de piezas que se van a realizar y se determina el plan para la producción. Posteriormente, se fabrican las matrices (moldes) y los instrumentos que se requieren para la fabricación del producto.

Una vez que los moldes están listos, se procede a transformar la materia prima en las partes que conforman el producto final. Cada una de las fases de producción están diseñadas para que la elaboración del producto sea lo más eficiente posible.

Cada uno de los empleados que trabajan en la línea de producción están capacitados para realizar tareas específicas. Gracias a esto, el procedimiento se realiza en menos tiempo y su eficacia es mayor.

Al culminar la producción del producto, comienza la etapa de control de calidad para garantizar que cada producto se ajuste a los estándares. Aquellos productos que no cumplen se desechan, mientras que los que sí, se empaquetan y se llevan al mercado.

Dicho esto, debes saber que existen dos tipos de producciones en serie, que son la producción en serie larga y producción en serie corta. A continuación, te vamos a explicar detalladamente estos conceptos:

Series cortas

En la producción en series cortas se fabrican pequeños volúmenes de un producto. Por lo general, la cantidad está entre unas pocas docenas, situándose por debajo de los 100 productos. La producción en series cortas se usa para fabricar artículos personalizados, es decir, que su venta en el mercado es restringida.

También se usa cuando el producto se encuentra en fase inicial de desarrollo o para fabricar productos que tengan una geometría compleja. La ventaja que ofrece este tipo de producción es que la empresa o fabricante tiene la capacidad de responder ante los cambios o demandas de los clientes.

Asimismo, con este tipo de producción el fabricante tiene más flexibilidad en cuanto a la personalización y el diseño del artículo. Como ejemplo de productos que se fabrican en series cortas tenemos los juguetes, electrodomésticos, ropa, etc.

Series medias

Por otro lado, tenemos la producción en series medias, donde por lo general la cantidad de productos se encuentra entre las 100 y 1000 piezas. Las ventajas que ofrece este tipo de producción es que, al igual que con las series cortas, el coste de producción es relativamente bajo y ofrece una mayor eficacia.

De igual forma, se ajusta muy bien a las demandas que puedan surgir en el mercado, lo cual puede variar en productos con una fase de vida corta. Las series medias se usan para fabricar productos como muebles, componentes electrónicos, electrodomésticos, artículos de farmacia, cosméticos, etc.

Ventajas de la producción en serie

Las ventajas de la producción en serie son innumerables, por eso, a continuación, podemos mostrarte algunas de las más relevantes:

  • Disminuyen los costes: en este tipo de producción se fabrican grandes volúmenes de artículos a un precio más bajo que si se produjeran de manera individual.
  • Incrementa la calidad del producto: se estandarizan los procesos de producción, lo cual disminuye la variabilidad e incrementa la calidad en los artículos.
  • Aumenta la capacidad de producción: debido a que se pueden fabricar grandes volúmenes de piezas en poco tiempo, la capacidad de producción de la empresa es mucho mayor.
  • Incrementa la eficiencia: la estandarización de los productos elimina las ineficiencias y disminuye el tiempo de producción.
  • Mejora la planificación: la producción en serie implica un progreso en la planificación de la producción. Por esto, los tiempos de espera disminuyen y la eficiencia de la cadena de producción aumenta.
  • Crece en la rentabilidad: se produce un aumento en la rentabilidad, ya que, al fabricar grandes volúmenes de producto, el coste de la producción disminuye. Esto ayuda a que los márgenes de beneficio de la empresa aumenten.
  • Aumenta la flexibilidad: permite que el fabricante se adapte mejor a los cambios de mercado. La empresa responde a los requerimientos de los clientes más rápido.
  • Aumenta el control de calidad: se establecen estándares de calidad y se realizan pruebas en cada fase de desarrollo del producto, lo cual incrementa la calidad de los mismos.

Conclusión

En Ingenia SM contamos con amplios conocimientos en temas como la ciencia de los materiales, el diseño mecánico y el ensamblaje, lo que nos permite hacer realidad cualquier idea que tengas en mente. Te brindamos ayuda en el diseño y la fabricación de tus productos, ya sea en series cortas o medias.

Aunque nuestro servicio no se queda allí. También, damos vida a tus prototipos mediante tecnologías de fabricación aditiva como SLS, FDM o Polyjet y fabricamos los moldes que necesites, si lo que deseas es desarrollar un producto mediante moldeo por inyección. No dudes en contactar con nuestro equipo para recibir el presupuesto adecuado a las necesidades de tu proyecto.

Ir al contenido